DIA MUNDIAL DE LA SALUD. Campaña 2018

Mensajes clave sobre la Cobertura Sanitaria Universal


Mensajes del Día Mundial de la Salud 2018
Mensajes clave sobre la Cobertura Sanitaria Universal
La cobertura sanitaria universal (CSU) consiste en asegurarse de que todas las personas puedan recibir servicios sanitarios de calidad, en el lugar y en el momento en que los necesiten, sin tener que pasar aprietos económicos.
Nadie debería tener que elegir entre una buena salud y otras necesidades vitales.
La CSU es esencial para la salud y el bienestar de las personas y las naciones.
La CSU es viable. Algunos países han realizado grandes avances. El desafío que tienen ante sí es mantener la cobertura a fin de satisfacer las expectativas de las personas.
Todos los países enfocarán la CSU de distinta forma: no existe un único enfoque que pueda aplicarse a todos los casos. Ahora bien, cada país puede hacer algo para promoverla.
Para que los servicios de salud sean verdaderamente universales, es necesario pasar de unos sistemas de salud concebidos en torno a las enfermedades y las instituciones, a unos sistemas de salud concebidos en torno a las personas y para ellas.
Cada uno de nosotros puede desempeñar una función en el camino hacia la CSU, por ejemplo participando en una de las conversaciones sobre este tema.

Demasiadas personas han quedado excluidas actualmente de la cobertura sanitaria
“Universal”, en el contexto de la CSU, significa “para todos”, sin discriminación y sin que nadie quede excluido. Todas las personas, en cualquier lugar del mundo, tienen derecho a beneficiarse de los servicios de salud que precisan sin verse sumidas en la pobreza cuando los utilizan.
Algunos hechos y cifras sobre el estado actual de la CSU:
Actualmente, por lo menos la mitad de la población mundial no puede recibir servicios de salud esenciales.
Casi 100 millones de personas se ven sumidas en la pobreza extrema y obligadas a sobrevivir con tan solo $1,90 o menos al día, porque tienen que pagar los servicios de salud de su propio bolsillo.
Más de 800 millones de personas (casi el 12 por ciento de la población mundial) se gastan como mínimo el 10 por ciento del presupuesto familiar en gastos de salud para sí mismos, un hijo u otros familiares enfermos, incurriendo en lo que se ha denominado “gastos catastróficos”.
El hecho de incurrir en gastos catastróficos para los cuidados médicos es un problema mundial. En los países más ricos de Europa, América Latina y partes de Asia, se han alcanzado niveles elevados de acceso a los servicios de salud, y cada vez más personas destinan como mínimo el 10 por ciento del presupuesto familiar a gastos de salud que pagan de su propio bolsillo.

Qué es la cobertura sanitaria universal
La CSU significa que todas las personas y comunidades reciben los servicios de salud que precisan sin sufrir por ello dificultades económicas.
La CSU permite a todas las personas tener acceso a servicios que tratan las principales causas de morbilidad y mortalidad, y garantiza que la calidad de esos servicios sea lo suficientemente buena como para mejorar la salud de las personas que los reciben.

Lo que no es la cobertura sanitaria universal
La CSU no significa cobertura gratuita para todas las posibles intervenciones sanitarias, con independencia de su costo, dado que ningún país puede proporcionar todos los servicios gratuitamente de manera sostenible.

La CSU no solo trata de garantizar un conjunto mínimo de servicios de salud, sino también la ampliación paulatina de la cobertura de esos servicios y de la protección financiera, a medida que se disponga de más recursos.
La CSU no consiste solo en tratamientos médicos para las personas, sino que incluye además servicios destinados al conjunto de la población, como campañas de salud pública – por ejemplo, añadir flúor al agua o controlar los lugares de cría de los mosquitos que transportan virus que pueden causar enfermedades.
La CSU no trata únicamente de la atención sanitaria y la financiación del sistema de salud de un país. Abarca todos los componentes del sistema de salud: los sistemas y los dispensadores de atención de salud que prestan servicios sanitarios a las personas, los centros de salud y las redes de comunicaciones, las tecnologías sanitarias, los sistemas de información, los mecanismos de garantía de la calidad, la gobernanza y la legislación.

Enlaces de interes






 
·   

Maneras de aumentar la energía en el trabajo


Pasar tanto tiempo frente al computador en el trabajo, en donde las manos cumplen un papel fundamental por ser las que se mueven constantemente (comparadas con el resto del cuerpo que esté casi inerte), puede llegar a ser exhaustivo. ¿Te ha pasado que llega un momento del día en el cual sientes que alguien te quitó las pilas del cuerpo?

Es frecuente que al final del día nos sintamos cansados físicamente, y al llegar a casa lo único que queremos es tener un momento de relajación, dejando de lado el deporte y otras actividades recreativas que pudiésemos estar realizando.

Generación Segura y Saludable. Campaña 2018 para el Día Mundial de la SST

Este año, el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo y el Día Mundial contra el Trabajo Infantil se unen en una campaña conjunta para mejorar la seguridad y la salud de los trabajadores jóvenes y poner fin al trabajo infantil.
La campaña conjunta tiene como objetivo acelerar la acción para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible 8, en particular la meta 8.8 de promover entornos de trabajo seguros para todos los trabajadores para 2030 y la meta 8.7 de poner fin a todas las formas de trabajo infantil para 2025. A fin de lograr estos objetivos, se requiere un enfoque concertado e integrado que promueva una cultura de prevención en materia de  seguridad y salud en el trabajo, en beneficio de la próxima generación de la fuerza laboral de todo el mundo.
Los 541 millones de personas jóvenes trabajadoras de 15 a 24 años representan más del 15 por ciento de la fuerza laboral mundial y sufren hasta un 40 por ciento más de lesiones ocupacionales no mortales que los trabajadores adultos de más de 25 años.
Muchos factores pueden aumentar la vulnerabilidad de las personas jóvenes a los riesgos en el trabajo, como su etapa de desarrollo físico y psicológico, la falta de experiencia laboral y de capacitación, la limitada conciencia de los peligros relacionados con el trabajo y la falta de poder de negociación que puede llevar a los trabajadores jóvenes a aceptar tareas peligrosas o malas condiciones de trabajo.
La campaña del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo de 2018 destaca la vital importancia de abordar estos desafíos y mejorar la seguridad y la salud de los trabajadores jóvenes, no solo para promover el empleo juvenil decente, sino también para vincular estos esfuerzos en la lucha contra el trabajo infantil peligroso.
Material recopilado por Ing. Jorge Cortez